Fisioterapia para mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad

La fisioterapia o terapia física ocupa un lugar muy importante en la atención de las personas con discapacidad física. Su objetivo es promover, mantener y aumentar su nivel de salud, colaborar en su rehabilitación física y aumentar su calidad de vida.

La terapia física está incorporada dentro de la Ley de Atención a las Personas en Dependencia y Promoción de Autonomía Personal, y pone en evidencia la necesidad de buscar técnicas nuevas y desarrollarlas profesionalmente en todas las disciplinas para asegurar el tratamiento a personas con discapacidad física. Además, resultan positivas tanto para el bienestar físico como para ayuda a prevenir dolencias o complicaciones asociadas a una enfermedad o discapacidad, por lo que pueden llegar a garantizar un mayor nivel de independencia.

En todos los casos, la fisioterapia tiene entre sus objetivos que el paciente adquiera fuerza, mejore sus movimientos y fortalezca sus habilidades, ya que las técnicas incluyen mejoras en la flexibilidad, fortalecimiento de los músculos y aumento de la resistencia, favoreciendo la calidad de los movimientos del paciente gracias al equilibrio y la coordinación.

Tratamientos de terapia y rehabilitación física

Kinesioterapia

Es la aplicación de distintas terapias y métodos con el objetivo de analizar aspectos anatómicos, fisiológicos, y movimientos biomecánicos del cuerpo. Los resultados obtenidos permiten analizar con detalle problemas relacionados con malformaciones, lesiones, accidentes y enfermedades.

Los tratamientos se basan especialmente en movimientos, activos o pasivos, de las articulaciones o músculos afectados para recuperar o mejorar su funcionalidad. Es una técnica útil tanto para lesiones musculares como para casos de tetraplejia o paraplejia.

Fisiatría

Se basa en el empleo de técnicas quirúrgicas de medicina y rehabilitación física para pacientes con discapacidad física. Se aplica electricidad para detectar los nervios y músculos dañados a tratar y puede incluir estudios que detecten el estado y funcionamiento del sistema nervioso, y procedimientos mínimamente invasivos como nucleoplastía, la detección y tratamiento de arritmias gracias a la radiofrecuencia y estudios de las estructuras o aparatos del cuerpo en movimiento.

Termoterapia

Es la aplicación de calor en el cuerpo por medio de elementos materiales a temperatura superior a la del cuerpo humano. El calor se propaga por medio del agente térmico llegando hasta el organismo y logrando así, que surjan los efectos terapéuticos. La termoterapia puede realizar efectos fisiológicos a nivel celular, en la circulación de la sangre, corazón, aparato digestivo, aparato urinario, sistema respiratorio, sistema nervioso, a nivel muscular y sobre la piel.

Crioterapia

Consiste en la aplicación de frío intenso en la zona a tratar con el fin de destruir un tejido patológico o dañado. Es similar a la termoterapia pero usando el efecto contrario. También los usos son diferentes.

Láser

Como terapia física, el láser puede ayudar a paliar el dolor causado por neuralgias, tendinitis, artrosis, inflamación local no séptica, artritis, esguinces, desgarros musculares o traumatismos.

Técnicas miofasciales

Enfocadas a la recuperación de lesiones del aparato locomotor. Es una técnica manual que consiste en masajear el tejido conjuntivo para aliviar bloqueos y tensiones musculares trabajando la fascia que los envuelve y mejorar también la circulación.

Fisioterapia para mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad
Comparte...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter