Los cuidados del cuidador, fundamentales para una labor eficiente

Cuidar es una situación que muchas personas a lo largo de sus vidas acaban experimentando. Una de las tareas más importantes de los cuidadores, que a menudo se olvida, es la de cuidar de uno mismo. La salud física, emocional y mental de un cuidador es esencial para el bienestar de la persona que se va a cuidar.

La vida de aquellos que atienden a una persona dependiente puede verse afectada de muchas maneras. Es frecuente que experimenten cambios en sus relaciones familiares, en el trabajo y en su situación económica, en su tiempo libre, en la salud y en su estado de ánimo.

Para ser un cuidador más eficiente es vital que se cuiden las propias necesidades físicas y la salud emocional. Dormir y descansar será fundamental. La falta de sueño derivada por adaptarse a las necesidades de los pacientes provoca fatiga, causando irritabilidad, falta de atención, etc.

Realizar ejercicio físico ayuda a minimizar las tensiones diarias y a encontrarse con más fuerzas, sintiéndose mejor. El ejercicio va unido a la relajación. Aprender a relajarse es esencial para la salud física y mental, y actividades como la meditación o el yoga son idóneas para ayudar al cuidador a conseguir un equilibrio psicológico y físico.

Para evitar lesiones, es conveniente recibir formación sobre cómo levantar peso de una manera en la que se proteja la espalda. Otras de las facetas que se deben cuidar son la alimentación y disfrutar del ocio. Llevar una dieta equilibrada prepara al cuerpo física y psicológicamente, y si se integra con el ocio mejorará calidad de vida.

Existen posibles señales de alerta como problemas en el sueño, pérdida de energía, fatiga crónica, sensación de cansancio continuo, aislamiento, aumento o disminución del apetito, cambios frecuentes de humor, etc.

Algunas pautas a tener en cuenta son:

1- Reconocer que en ocasiones se necesita ayuda para ser más eficaz en el cuidado.

2- Aceptar que te sientes agotado es una reacción normal pero debes saber que necesitas apoyo. No te sientas culpable por ese sentimiento.

3- Si das todo lo que tienes por la persona que estás cuidando y te olvidas de ti mismo poniéndote en un segundo lugar, acabarás por no lograr ninguna de las cosas.

4- Pide ayuda profesional o personal si notas algún síntoma psicológico, psicosomático o del síndrome del cuidador quemado.

5- Aprende técnicas de relajación como el yoga, la meditación, mindfulness.

6- Solicita información y formación adecuada sobre los aspectos médicos de la persona que estás cuidando.

7- Márcate objetivos reales a corto plazo en las tareas del cuidado.

8- Mantente automotivado a largo plazo.

9- Vigila tu descanso e intenta dormir entre 7-8 horas diarias. Cuida los descansos y mantén una dieta adecuada.

10- Tómate cada día un tiempo para realizar actividades que te agraden.

11- Realiza ejercicio físico todos los días.

12- Evita el aislamiento, mantén el contacto con amigos y familiares.

13- Pon límites a las demandas excesivas del paciente.

14- Expresa abiertamente a otros cómo te sientes. Contar tus temores, las frustraciones o los resentimientos es un escape emocional muy beneficioso.

15- Planifica las actividades del día y de la semana. Si eres una persona organizada conseguirás ser más eficiente.

16- Motiva la independencia del paciente. Deja que haga lo que pueda hacer, ya que de esta manera promovemos la independencia que todo el mundo necesita.

Por último, para saber si un cuidador se está cuidando debe preguntarse:

  • ¿Duermo lo suficiente?
  • ¿Cómo de manera adecuada?
  • ¿Me salto comidas?
  • ¿Hago ejercicio con regularidad?
  • ¿Fumo mucho?
  • ¿Mi carácter se está volviendo apático?
  • ¿Lloro con facilidad?
  • ¿Sufro dolores de cabeza, de espalda…?
  • ¿Me siento apoyado?
  • ¿Tengo con quién hablar?
  • ¿Me dejo ayudar?
  • ¿Tengo ratos para mí?

Fuentes:

“El cuidado del cuidador: cómo cuidarse mejor”. Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG)

El teléfono de la esperanza

Los cuidados del cuidador, fundamentales para una labor eficiente
Comparte...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Tagged on: